Apostar por el diseño en las clínicas dentales no debe verse como un gasto sino como una oportunidad para mejorar los resultados de la consulta. Invertir en el diseño de una nueva clínica dental o actualizar la existente trae consigo enormes beneficios, no solo económicos:

Fidelizar a los pacientes

Para el Dr. Carlos Fernández Villares, codirector de la clínica Azero & Villares I Dentistas de Madrid, la fidelización de sus pacientes es uno de los beneficios adquiridos con el diseño de su nueva clínica. «Nuestra primera clínica iba más encaminada a darnos a conocer y captar pacientes. Ahora estamos intentado que esos pacientes tengan mayor comodidad para afianzar su fidelidad y, por otro lado, que estén muy seguros de ser tratados en una clínica que cuenta con la última tecnología y ofrece tratamientos de calidad».

Trabajo más cómodo

«Al venir de una consulta muy pequeña, ahora trabajamos con más espacio, comodidad y eficiencia. Al estar, tanto los pacientes como el equipo, más confortables, se trabaja mejor. No hemos cambiado nuestros precios, pero sí la calidad del servicio», explica Carlos Fernández Villares.

Adaptarse a las nuevas tecnologías

El cambio de ubicación y tamaño también se ha dado en la clínica Dentosalud que Juan Moreno ha digitalizado al cien por cien. «Desde que el paciente entra en la clínica y firma su consentimiento en iPad todo es digital. Se le hace un escáner intraoral, un escáner óseo en 3D, articuladores virtuales digitales, diseñamos en la clínica con programas informáticos en 3D, tenemos impresora 3D para producir en la clínica guías quirúrgicas, retenedores, provisionales…, al final esto simplifica mucho el trabajo porque el paciente, en el mismo día, puede optar a tener puesto un provisional… no hay nada analógico, todo es digital». Con esto también se evita que el paciente tenga que hacerse los moldes con los alginatos que puede ser algo desagradable. «Creo que las cosas que más molestan a los pacientes son precisamente la toma de impresiones y los tiempos en la sala de espera», explica Juan Moreno.

Interacción del paciente

«La experiencia del paciente es mucho mejor con la digitalización de las clínicas, -indica Juan Moreno-, ya que el paciente ve su boca y puede interactuar en unas pantallas táctiles. Además de tener la sensación de profesionalidad, comprende mucho mejor el mensaje que queremos transmitirle».

Conseguir una clínica que represente tu filosofía

«Nuestra manera de ser y nuestra filosofía de trabajar no estaba representada en la primera clínica, que era un piso antiguo. Las expectativas de nuestros pacientes, que se hacían a través de la web y de las redes sociales, sobre cómo somos no se correspondían con la imagen de la clínica. No era la imagen de consulta moderna que hoy hemos conseguido», aclara Juan Moreno.

Satisfacción personal

«Para todo el equipo es una satisfacción personal cuando ves al paciente emocionarse con el resultado, sobre todo, esas personas que vienen con complejos. Gracias a la nueva clínica digital se consigue un alto porcentaje de éxito en los casos de cirugía y esto es muy reconfortante», argumenta Juan Moreno.

¿Qué detalle es el que más te gusta del diseño de tu nueva clínica?

«Mi gabinete tiene brazos que me permiten grabar de forma sencilla, –explica Carlos Férnandez Villares–. Dispongo de un sillón en el que el paciente está sentado, antes de tumbarse. Así puedo hablar con él sin que esté en esa posición tan incómoda que a muchos asusta. Tener acceso desde el gabinete a la sala de fotografía también hace que todo sea muy rápido. Y por supuesto, las nuevas tecnologías que permiten hacer partícipe al paciente en el diseño de su sonrisa».

En el caso de Juan Moreno es la sala audiovisual el gran tesoro que esconde su clínica: «Tenemos una sala especial en la que proyectamos al paciente unas presentaciones para que pueda ver el resultado antes de iniciar el tratamiento. Tenemos una iluminación cuidada y contamos con un fotógrafo y videomanager profesional en plantilla que hace fotos del antes y prepara la imagen del después para que el paciente tenga la oportunidad de ver cómo va a quedar y entienda cómo es esta Odontología guiada con la que conseguimos mayor precisión y mejores resultados. También nos sirve para ver errores y modificar el diseño en una pantalla y nunca en la boca del paciente».

¿Recompensa invertir en el diseño de las clínicas dentales?

«Los nuevos diseños de clínicas funcionan. Todos mis clientes rondan en un crecimiento de un 30% de facturación al año de funcionamiento», explica Javier Calvo,director técnico de Valte Arquitectos, quien matiza que, la mayoría son clínicas que han pasado de espacios más pequeños a más grandes, han ampliado el número de gabinetes con más gasto de personal, pero con mayor crecimiento.

«Creo que es muy beneficioso. Si quieres mejorar tienes que invertir. Puedes invertir en formación, en material y nuevas tecnologías. ¿Un equipo de sonido es necesario? No, pero mejora la experiencia del paciente», sentencia Carlos Fernández Villares quien concluye que «el cuello de botella que teníamos en la otra clínica ya no lo tenemos. Ahora puedo atender a todos los pacientes sin largas esperas. Hemos pasado de 60 m2 a 270 m2 y hemos ampliado plantilla, con dos doctores más. Ahora podemos trabajar en 4 gabinetes simultáneamente y tenemos posibilidad de llegar hasta los 6 gabinetes, pero por ahora no damos a más».

Para Juan Moreno, el hecho de pasar de un piso a un local a pie de calle y transformar su modelo de negocio con tecnología avanzada ha supuesto para Dentosalud «un aumento del 40% en la facturación, aunque también ha aumentado la plantilla con 5 personas más en un año. Pero realmente recompensa porque el paciente nota cuándo le dan calidad, ya que cada vez es más exigente», concluye.

La Odontología está cambiando y ya no basta con ser un buen profesional. Es necesario ofrecer a cada paciente el mejor tratamiento y la mejor atención posible. Invertir en el diseño de clínicas dentales ofrece la capacidad de implementar las nuevas tecnologías y todas las comodidades para el profesional y el paciente. Los pacientes se empoderan y toman el protagonismo a la hora de entender y decidir sobre sus tratamientos que son más predecibles, más precisos y con mejores resultados. Y, además, son recibidos en las nuevas clínicas con las mejores condiciones y comodidades. La perspectiva del paciente en cuanto a las clínicas dentales está cambiando. El paso por el dentista es ahora una experiencia positiva en todos los sentidos.

FUENTE:

gacetadental.com

¿Querés recibir novedades y promociones?